Hace muy poco pude disfrutar de unos días de descanso y en estos días pude descubrir el restaurante La máquina de Escribir en el barrio de Benalúa de Alicante.

La situación del restaurante es llamativa porque está fuera de todo el entorno turístico de la ciudad, en el bajo de una casa antigua. La fachada de La Máquina ya te invita a entrar y al entrar, es como encontrar un oasis en la ciudad. Baldosa hidráulica en el suelo, muchas máquinas de escribir, mobiliario vintage junto a mobiliario actual y al fono, un patio a disfrutar durante todo el año en esta ciudad con tan buen tiempo.

Como aficionada al vino que soy, me llamó mucho la atención la gran variedad de vinos de los que dispone La Máquina de Escribir, a destacar una buena colección de las denominaciones de origen de Valencia y Jumilla, además de degustarlo podrás comprarlos. Además, también disponen de vermuts y muchas cosas más que tendrás que descubrir cuando lo visites.

vinos de valencia

Mi visita fue a medio día para comer, el equipo de La Máquina es joven y te atiende como si fueras de la casa. Pude probar:

Ensalada templada de gulas y tomate cherry

La disfruté enormemente, hacia tiempo que una ensalada no me sorprendía.

ensalada templada de gulas

Mousse de morcilla de cebolla

Exquisita y nada pesada, la morcilla de cebolla de la zona es un manjar y normalmente suele “repetir”, en la mousse consiguen el equilibrio perfecto.

mousse de morcilla

Carrillada a las finas hierbas.

La carne súper tierna y jugosa con una salsa muy suave a las finas hierbas.

carrillada a las finas hiervas

Pulpo a la gallega

Una ración muy generosa, perfecta para compartir. Soy poco amiga del picante y el pimentón de este pulpo era picante asi que, me costó terminar el plato no porque no fuera bueno si no por mi falta de costumbre al picante.

pulpo a la gallega